Cambio climático / Laura Santiago / 10 de marzo de 2020

Mayor definición de la Taxonomía para una financiación sostenible

Se publica el informe final del Grupo de Expertos (TEG) en financiación sostenible

El TEG publicó ayer, 9 de marzo de 2020, el Informe Final con las recomendaciones a la Comisión Europea y a los usuarios sobre el diseño y el uso de la Taxonomía, respectivamente. 

 

La Taxonomía europea se considera como el más relevante avance en financiación sostenible, que ayudará a inversores, compañías, emisores y promotores a responder a la pregunta sobre qué es verde de una manera estandarizada. La Taxonomía define criterios técnicos de selección para las actividades que contribuyen a uno de los 6 objetivos ambientales (la mitigación del cambio climático, la adaptación al cambio climático, la utilización sostenible y protección del agua y de los recursos marinos, la transición a una economía circular, la prevención de residuos y reciclado, la prevención y control de la contaminación y protección de ecosistemas saludables) y no causan daños significativos a los otros cinco, además de cumplir con unas garantías sociales mínimas.

 

El Informe final publicado se acompaña de un Anexo Técnico que actualiza la metodología de selección de los criterios técnicos que definen la contribución de los sectores de actividad a los objetivos de adaptación y mitigación del cambio climático, así como los criterios de «no daño» al resto de objetivos ambientales. Adicionalmente también actualiza los sectores que se considera que contribuyen a los objetivos ambientales y que por tanto pueden considerarse como verdes. El citado anexo incorpora criterios de adaptación climática para 68 actividades y revisa los criterios de mitigación climática de diversas actividades económicas, como la edificación, la actividad forestal o ciertas actividades industriales. 

 

Las publicaciones anteriores se completan con una Guía de Uso del Estándar de Bonos Verdes de la UE. Dicho estándar fue propuesto por el TEG en 2019 con el objetivo de garantizar que las inversiones financiadas contribuyan a los objetivos ambientales europeos, siguiendo los criterios de la Taxonomía.

 

Compartir

Laura Santiago