Medioambiente y sostenibilidad / Laura Santiago / 12 de abril de 2019

La Unión Europea da un paso más hacia la armonización de las finanzas sostenibles.

El pasado mes de marzo, la Unión Europea avanzó un paso más con la elaboración de una propuesta de taxonomía de finanzas sostenibles que contribuirá al crecimiento de este mercado.

Por Resolución del Parlamento Europeo, se aprobó la propuesta de regulación para establecer un marco que facilite la inversión sostenible (como edición provisional). 

La propuesta establece los criterios para determinar el grado de impacto ambiental y la sostenibilidad de una actividad económica con el fin de establecer el grado de sostenibilidad ambiental de una inversión. Una actividad económica será considerada ambientalmente sostenible cuando contribuya sustancialmente a uno o más de los siguientes objetivos medioambientales: mitigación y adaptación al cambio climático, uso sostenible y protección de los recursos hídricos y marinos, transición a una economía circular, prevención y control de la contaminación y protección de ecosistemas saludables. La medición del impacto deberá basarse en indicadores armonizados del ciclo de vida de la actividad, para cuyo desarrollo se creará una Plataforma de expertos en Financiación Sostenible.

Esta iniciativa forma parte del Plan de Acción de la UE para una economía más ecológica y más limpia aprobado en 2018 que contempla, entre otros objetivos: establecer un lenguaje común para las finanzas sostenibles, es decir, un sistema de clasificación unificado o taxonomía de la UE, crear etiquetas de la UE para los productos financieros verdes o clarificar la obligación de los gestores de activos y los inversores institucionales de tener en cuenta la sostenibilidad en el proceso de inversión y divulgación de información.

Consulta aquí la Resolución aprobada: Establishment of a framework to facilitate sustainable investment

Compartir

Laura Santiago